En esta ocasión grabamos en un lugar diferente gracias a la propia gestión del novio que nos permitió disfrutar de una mañana a toda velocidad en el Circuito de Jerez.
Las fotografías fueron obra de José Caceres.
Un verdadero placer poder grabar esta sesión con unos novios que se prestaron a todo siendo la moto el eje de su relación desde sus inicios hasta el mismo día de la boda.